0

    Tu carrito está vacío

    Cuidado de Piel en Verano

    El verano, esa época del año que casi todas estamos esperando por muchos motivos, vacaciones, playa, piscina o montaña y como consecuencia una bonita piel bronceada con la que pasamos todo el invierno soñando.

    Para nadie es un secreto que el sol, la sal y el calor, contribuyen a la deshidratación de nuestra piel, sobre todo la del rostro por lo que hay que prevenir que esto ocurra, ya que dicha deshidratación puede dar pasos a visibles efectos de envejecimiento prematuro, manchas y alteraciones cutáneas.

    Pasar unos días en la playa, en la piscina, al aire libre, descansando y porque no con ganas de conseguir un buen bronceado, no tiene porque ser un problema para la piel si se toman las precauciones adecuadas.

    Aplicarse factor de protección solar con frecuencia, no exponernos al sol en las horas de máxima incidencia, beber agua e hidratar la piel con brumas hidratante, pueden ayudarnos a protegerla y que se recienta lo menos posible, pero, ¿Qué pasa después de que acaba el verano?